(+34) 692 331 440 info@hesedperu.org

Regreso del Amazonas

Nuestras entusiastas y activas miembros de la ONGD HESED, María Olivert y Marta Lledó, regresaron de Perú el pasado 23de Mayo, tras recibir y repartir el numeroso material de nuestro primer envío. Fue un trabajo ímprobo que solamente su entusiasmo e ilusión podían llevar al excelente resultado que se logró.

Repartieron material no solamente a los lugares destinados al principio, sino en vista de las necesidades, también a pequeños lugares como Jenaro Herrera, Flor de Punga, Bretaña, Santa Elena y otros, sin que las venciese el cansancio, porque nada más el ver la ilusión con que eran aceptados, las daba nuevas fuerzas.

Su llegada fue rápidamente conocida incluso en los lugares en que no estaba previsto, dándose incluso la anécdota de presentarse en determinada ocasión un grupo de nativos “matses” a solicitar material para sus niños. Doscientos niños que carecían de lo más elemental, como tantos otros. Llegaron tras más de dos horas de caminar por selva y río, único modo de llegar hasta ellas. Se les entregó ropa y material escolar, y verlos regresar ilusionados con “su cargamento”, compensaba de cualquier molestia o cansancio de los padecidos por nuestras entrañables Marta y María..

Repartieron juguetes didácticos para un colegio de Requena en el que hay escolarizados 52 niños deficientes. Repartieron equipos de futbol a estrenar, incluídas flamantes botas, a tres grupos de niños con edad y afición de practicarlo, que estaban más contentos que si les hubiesen hecho el mejor de los regalos. Bueno; es que era el mejor de los regalos.

Medicinas, ropa, libros, juguetes…,; de nada faltó en esta nuestra primera expedición, que no ha hecho sino abrir el camino a un futuro en el que no faltan ilusiones ni ganas de trabajar.

En su trabajo, desplazamientos, etc. les ayudó en determinadas ocasiones el piloto Ricardo Belda Valiente, colaborador de nuestra ONGD, que como tantas otras personas, nos ayuda desinteresadamente, y para los que nunca es suficiente nuestro agradecimiento.

Vinieron tan ilusionadas, a pesar de su cansancio, que ya están planificando un nuevo envío, porque ni se acaban allá las necesidades, ni acá, afortunadamente, la voluntad y el espíritu de ayuda de muchos colaboradores.