(+34) 692 331 440 info@hesedperu.org

Marta y María han vuelto

Marta y María han vuelto de su viaje a la selva del Perú. Los nombres, dichos así, suenan a Betania y casa amiga de Jesús. Como en sus homónimas hay mucho trabajo, esfuerzo y ganas de hacer bien las cosas. De escuchar y servir a Jesús en los necesitados. Nos cuentan un poco su experiencia:

Salimos de aquí el 18 de abril. No era la primera vez que realizábamos este viaje: avión de Madrid a Lima. Allí fuimos recibidas por un matrimonio amigo y luego, en otro avión a Iquitos, cerca de Nauta, donde el Amazonas abandona Perú y se adentra en Brasil. Allí tomamos una lancha a las 5 de la tarde y llegamos a Requena a las 9,15 de la mañana siguiente (bueno, duró menos que otras veces). En Requena nos esperaba, entre otros Juan, mi hermano Juan, que es el obispo de ese Vicariato.

Marta y María en el aeropuerto camino de Perú

Tras un tiempo de descanso pasamos a revisar los proyectos que lleva nuestra ONG, al tiempo que nos informábamos de otras necesidades que quizá podrían cubrir nuevos proyectos. Esto nos ocupó los primeros días, que además la meteorología nos respetó y estuvo sin llover.

Talleres para la mujer

Visitamos en el barrio de Jerusalén unos locales, que están justo al lado de la capilla de ese nombre, y que se encuentran dedicados a la mujer. Allí hay talleres de confección y de repostería que han sido inaugurados recientemente. Son fruto de un proyecto llevado a cabo por la Asociación Amazonía Requena de Majadahonda (Madrid). Las clases de confección son impartidas por la Hna Elsa, una Misionera Franciscana de María.

Clases de refuerzo escolar

Es continuación de un proyecto comenzado el curso pasado. Está dirigido por Mons. Juan Oliver y dan las clases catequistas que han terminado el Pedagógico (Magisterio).

Es una necesidad porque los niños comienzan el colegio a las 7,30 h y terminan a las 12,30 los de Primaria y a las 13 h los de Secundaria. Lo que significa que están toda la tarde en la calle sin estudiar ni prepara las clases; unas veces jugando otras pescando o realizando pequeños trabajos de ayuda en su casa. Este tiempo de repaso, de estudio y vigilancia ha dado muy buenos frutos el curso pasado y por eso se está prolongando este curso.

Clases de alfabetización de adultos

Es un pequeño proyecto que está naciendo. Comenzaron 10 mujeres, pero luego el número de «alumnas» ha ido oscilando entre ese número y 5. Es una pequeña realidad que significa esfuerzo, dedicación, ilusión. Juan Oliver está llevando a cabo las clases.

Colegio de discapacitados

Actualmente está funcionando en un local de Manos Unidas. Ahora se está trabajando para trasladarlos a un local que depende del Vicariato (local destinado a residencia de ancianos que no pudo ponerse en marcha).

Es un colegio para estos niños disminuidos que hay que traer de sus casas, darles un desayuno y una comida (algunas veces lo único que comen en todo el día) y volverles a sus hogares al final del día.

Niños apadrinados

Es un proyecto que funciona muy bien. Los 20 euros/mes que da la persona apadrinante llega siempre al destinatario. Lo hace muchas veces por mano de las religiosas que ven lo que le hace falta al niño (medicinas, leche, ropa, calzado…) y se lo procuran con ese dinero bien administrado.

Si la familia es responsable, le dejan que se administren ellos mismos.

Entre Requena, Jenaro Herrera, Orellana y Mazamari hay un total de 85 niños apadrinados. Los de Orellana están encargados a la Hna Victoria. Bueno, pueden verse los números exactos en la parte de proyectos de esta web. Pero son números que hay que corregir continuamente porque el número va creciendo constantemente, gracias a Dios.

María con un grupo de niños apadrinados

Visitamos a muchos de los niños apadrinados y les trajimos pequeños regalos de sus padrinos. Y ellos se dejaron fotografiar para que viéramos lo guapos que están y cómo van creciendo.

Y otra cosas: se hizo un estudio de otros niños que necesitan esa ayuda individual y cariñosa de una familia. Hemos traído una foto de cada uno de esos niños de posible apadrinamiento.

Este seguimiento se hizo en Requena y en Jenaro Herrera. A Jenaro fuimos el fin de semana con Juan Oliver que iba a decir misa en aquel pueblo. Allí fuimos recibidas por las que son ya nuestras amigas, las hermanas Mariana, Inés y María. Allí estuvimos hasta el martes.

María entregando un regalito a una niña apadrinada

Planta de especialidades médicas

El resto del tiempo no fue tan agradable. Empeoró el clima y llovía a todas horas. Dedicamos unos 5 días a este otro proyecto que va muy bien, que ya está prácticamente terminado y faltaba ponerse manos a la obra y limpiar suelos y zócalos de azulejos. También las fotos muestran que no fue fácil tarea.

Cine de domingo

Los domingos por la tarde, al igual que los niños pequeños, acudimos a las 3 de la tarde a una sesión de cine para los niños que preparan los catequistas y las religiosas en los locales Emaús. Luego siempre se les ofrece algo: un refresco, unas galletas, chocolate. Se cantan canciones de catequesis… una buena manera de pasar la tarde de los domingos.

Como algo ya vivido otras veces, fuimos a instalarnos en el convento de las Hermanas Misioneras de María, donde nos quedamos a dormir. Fuimos invitadas a comer en la Misión, con el Obispo Juan y los otros misioneros, los padres Jesús y Alfredo.

Poco a poco se fue acabando el tiempo. Y tuvimos que emprender el camino de nuevo, esta vez en sentido inverso. El día 17 de mayo estábamos otra ve en España. Quedan muchas cosas por contar. A medida que se nos ocurran se las pasaremos al Heno Miguel para que las vaya añadiendo.

Marta y María