Sensibilización

Campañas solidarias en Chelva y Tuejar

El encargado de impulsar estas campañas fue Roberto Solaz, maestro de Religión de los colegios de Chelva y Tuéjar. Para ello, se puso en contacto con una de las colaboradoras más importantes de Hesed Perú: Amparo Roger de Chelva.

Roberto, nos  cuenta  cómo fue la organización y la participación:

Rifa solidaria en diciembre de 2018

Participaron voluntariamente los alumnos/as de Primaria de los colegios de Chelva y Tuéjar. Se repartieron 5 papeletas de 2€ a cada alumno/a, el total de papeletas ascendió a 500, por tanto, se recaudaron 1000€. El premio era una caja de Navidad valorada en 100€. Por tanto, el beneficio en favor de Hesed Perú fue de 900€.

00

Mercadillo solidario en el C.E.I.P. de Chelva

Los alumnos/as del C.E.I.P. Virgen del Remedio de Chelva, desde la Comisión de Convivencia, pusimos en marcha un mercadillo solidario. Los alumnos/as de 3º, 4º, 5º y 6º, organizaron el mercadillo con turnos para montar, desmontar y venta de artículos: peluches, libros, juegos educativos, puzles, etc. durante una tarde del mes de Diciembre. Participaron todos los alumnos/as desde infantil hasta 6º primaria y sus familiares. Posteriormente se hizo un almuerzo para agradecer el desprendimiento de los artículos para el mercadillo.

La experiencia de ambas campañas solidarias, ha sido muy positiva. Hemos conseguido solidarizar al alumnado por una buena causa, trabajando tanto el desprendimiento, la caridad, la participación, trabajo en equipo, etc. y al final hemos recaudado un total de  1.200€

1

Les adjuntamos un escrito de los alumnos de 6º de Primaria de Chelva: Rosi, Lucas, Jimena, Dafne, Lucía, Vega, Héctor, Raúl, Andrea, Luna, Óscar, Manuel, Ainoa P, Carla, Ananda, Jara, Dani, Ainoa T y Anna W. Tutora: Mª José S.

El pasado 14 de diciembre de 2018, se organizó en el CEIP Vírgen del Remedio de Chelva un Mercadillo Solidario para recoger dinero y destinarlo a una Asociación llamada Hesed Perú. Era la primera vez que se hacía algo así en el colegio y fue todo organizado y coordinado por la comisión de convivencia del cole (como coordinadora está Marisa Cristal). Como Rober (nuestro profesor de religión) tiene mucha experiencia en organizar actividades solidarias, fue el que se encargó de llevarlo a cabo.

Todos los niños y niñas buscamos en nuestras casas juguetes, bolsos, cuentos, estuches y todo tipo de cosas que ya no usábamos para donarlas. Durante varias semanas se recogieron las donaciones y la comisión de convivencia las clasificó y se les puso precio. Había cuatro secciones: cuentos, juguetes, libros y peluches. Además, el alumnado de quinto y sexto tuvimos la suerte de ser los encargados de las secciones y ayudar a cobrar y repartir los objetos que iban comprando participantes.

Ese día a las 3 y media empezó el Mercadillo solidario y los padres tuvieron la oportunidad de disfrutar y colaborar comprando juguetes o cuentos. Fue muy divertido porque estuvo ambientado con música que elegimos los alumnos/as de quinto y sexto, también queremos resaltar que la colaboración de las familias fue muy alta y se recaudaron 300 euros.

El lunes siguiente, nos juntamos todo el colegio en el patio y tuvimos un almuerzo solidario que consistió en: zumos, papas y gusanitos. Lo pasamos genial porque fue experiencia inolvidable juntarnos con otros cursos por una buena causa.

Para finalizar, queremos comentar que el 6 de febrero vinieron Amparo Roger y Teresa Oliver (Presidenta de Hesed Perú), para explicarnos el proyecto que lleva a cabo esta asociación y en qué van a destinar el dinero recogido: es para reconstruir un colegio y arreglar algunas casas.
Fue una gran experiencia porque fue muy bonito donar cosas que ya no usas para que entre todos/as colaboremos  juntos en ayudar a otras personas. Esperamos que esta actividad se siga realizando en el cole a partir de ahora.

2

Charlas en los colegios de Tuéjar y Chelva

El pasado 6 de Febrero, Amparo Roger y una servidora, fuimos a los colegios de Tuéjar y Chelva para presentar los proyectos que Hesed Perú realiza en la selva peruana. Los alumnos y las alumnas mostraron gran interés, participando entusiasmadamente con múltiples preguntas.

Al finalizar las charlas, Roberto nos entregó un diploma y el dinero recaudado, que ascendió a 1.200 euros.

Desde este medio, queremos mostrar nuestro más sincero agradecimiento a los equipos directivos y a los maestros de los dos colegios, y de forma especial, a Roberto Solaz por estas iniciativas solidarias, por educar en los valores de fraternidad y solidaridad.

Viaje por el Vicariato (25 nov - 7 dic 2018)

Jenaro Herrera

El día 25 estuvimos en Jenaro Herrera para la celebración del sacramento de la Confirmación. Después de la Misa de las 7 de la mañana, en la Catedral, iniciamos el viaje y llegamos una hora después a Jenaro Herrera. Tuvimos tiempo para visitar a las hermanas, al hermano Antonio y a la voluntaria (Ana María Polo) que está pasando allí unos días. La celebración eucarística inició a las 10 de la mañana.

El templo estaba muy bien adornado y el grupo de la pastoral juvenil fue el encargado de los cantos, moniciones, lecturas. Fueron 9 los jóvenes que recibieron el sacramento, todos ellos estudiantes de Secundaria. Participaron activamente y una de las jóvenes dio su testimonio espontaneo de la importancia de la preparación y el significado que para ella tiene el sacramento.

El lunes 26 de noviembre, a primera hora, iniciamos el viaje que nos llevará, Dios mediante, por casi todas las Parroquias del Vicariato, en lo que es habitual, para encontrarme con los religiosos y religiosas y con las comunidades del Vicariato. La tarde del domingo terminó con un gran aguacero y así continuó durante casi toda la noche. No obstante, seguimos con el plan que nos habíamos trazado y salimos de Requena a las 5’30 de la mañana. Viajamos Romel, Arnau Climent (un joven de Carcaixent que nos está visitando) y yo. Esta vez viajamos con el deslizador del I.S. Pedagógico, el Ukamampi (“siempre preparados”).

El cielo no presagiaba cambios. Llovía no con intensidad, pero sí de forma persistente. El río, muy crecido para la época del año, presentaba su lecho lleno de palos (la “palizada”), que había que ir sorteando para no chocar; la pericia de Romel, siempre atento a todo y resistiendo la lluvia, nos daba seguridad en todo momento.

3

Serían las 8’45 cuando llegamos a Bretaña, al puerto de la Compañía petrolífera. Allí nos esperaban Andreu (sacerdote de Valencia), Jackson y su hijita. Todo tenía que ser rápido; solo teníamos tiempo para entregar los encargos que llevaba y saludarles. No cesaba de llover. La orilla del río estaba muy resbalosa. Fue una alegría verles allí y escucharles que las mejoras en la iglesia y en la casa continúan a buen ritmo y, sobre todo, que ellos estaban bien.
Proseguimos inmediatamente el viaje. Nos quedaba mucho trecho hasta Juancito. El tiempo no ayudaba más que a refugiarse en el interior del deslizador e intentar dormir. Lo conseguimos a ratos.

Juancito

Llegamos a Juancito hacia las 13 horas. El tiempo, un poco más calmado. Avisamos a Ricardo de nuestra llegada y pronto se presentó en casa. Nos tenía preparado un buen almuerzo y nos fuimos a descansar. La tarde la dedicamos a conversar sobre la vida del pueblo, la enfermedad que todavía persistía en el pueblo… y otros asuntos. Celebramos la Eucaristía con los hermanos que acudieron. Fue una tarde tranquila y bien aprovechada.

4

El martes 27, nos dirigimos a Painaco, un caserío pequeño cercano a Juancito, que ha sufrido en los últimos años numerosos derrumbes del terreno y el traslado de ubicación, de hecho, del anterior poblado, han surgido dos nuevos. Viajamos en el deslizador, aunque también se puede llegar por tierra, pero es más lento.

Al llegar, serían las 9’15, estaban muchos pobladores en la escuela de Inicial, donde tuvimos la celebración del bautismo. Primeramente el hermano Ricardo completó los datos de las partidas de los niños que iban a recibir el sacramento (fechas, nombres); y, a continuación expliqué el significado del sacramento y algunas partes y símbolos de la celebración.

La “capilla” estaba llena de participantes; otros estuvieron siguiendo la celebración desde el exterior, asomados a las ventanas. Los demás detalles de la celebración, los cantos y el adorno del lugar fueron preparados por el animador, el señor Carlos. Todo muy bien y la celebración muy participada. Recibieron el bautismo más de 30 niños y algunos adultos.

Después, visitamos el nuevo cementerio, situado a media hora del pueblo, en dirección al interior de la selva. Hasta el momento, solo tres personas han recibido sepultura en él.

Terminado todo, el animador nos invitó a un rico caldo de gallina regional y regresamos a Juancito. Calor intenso. Sol de tormenta. Todo puede suceder. Tuvimos tiempo para conversar con la directora del Cetpro (Centro de Formación Profesional y con algunos profesores. Las mismas inquietudes: la falta de medios, la poca asistencia de los alumnos y la falta de perseverancia. Como podremos comprobar en otros centros, todo es cierto y convendría intentar abrir nuevas especialidades, más prácticas y que respondan a las necesidades reales de los pueblos,

Al caer la tarde, celebramos la Eucaristía y el sacramento del Bautismo. El hermano Ricardo lo había preparado todo con mucho esmero, sobre todo a los que iban a ser bautizados y a los padres y padrinos. Di las gracias a toda la comunidad y, muy especialmente, a los que cuidan la capilla y participan activamente en las acciones formativas de los niños y jóvenes.

Tierra Blanca

Miércoles 28, temprano, antes de las seis, salimos de Juancito hacia Tierra Banca. Muchas atenciones hemos recibido de parte de Ricardo, quien hace una meritoria labor en el pueblo, tanto en lo educativo como en lo pastoral. Gracias, hermanos.

Llegamos bien y rápidamente a Tierra Blanca.Como el río está crecido, pudimos llegar hasta el mismo pueblo. Una vez más, comprobamos los efectos devastadores del agua: el pueblo de San Juan de Tierra Blanca, prácticamente no existe. Nos trasladamos prontamente a la Misión y llegamos a la casa de las hermanas de la Natividad: Amada e Inés, también nos encontramos con el padre Wilfredo.

Allí estaba el grupo de Cáritas Requena terminando la tarea que le ha llevado a Orellana y a Tierra Blanca, y que ahora seguirá en Juancito. Una buena labor de atención a los enfermos, en lugares donde hay una atención tan deficiente. En todos estos sitios han atendido a centenares de enfermos cada día, repartiendo los medicamentos a los pacientes. En todos los lugares nos hablaron muy positivamente de todos ellos.

La tarde la dedicamos a conversar, a estar con los misioneros. No faltó el deporte con los niños, disfrutando de las canchas deportivas que Wilfredo ha construido en lo que era un pasto.

Jueves 29. Dedicamos la mañana al encuentro personal y a revisar las tareas que se realizan en la Parroquia y en el Cetpro. Son muchos los niños que participan en las actividades y también es importante lo que se está colaborando en el Colegio de Secundaria. Por la tarde, a las 5 horas, comenzamos la celebración Eucarística y de las Confirmaciones. Fueron nueve jóvenes que con entusiasmo reafirmaron su compromiso de seguir colaborando en las tareas de la Iglesia; de hecho algunos de ellos están en Infancia Misionera y próximamente participaran en unos encuentros formativos. Al terminar la celebración, nos trasladamos al salón parroquial. Allí se había preparado un compartir para los niños, servido por los mismos jovencitos de la Parroquia; un poco más tarde, tuvimos una cena con confirmados, padres y padrinos. Todo preparado por ellos mismos. Gracias.

5

Orellana

Viernes 30. Como venimos haciendo, salimos a primera hora (5’45) de Tierra Blanca hacia Orellana. Tiempo bueno, fresco. El río, tranquilo. Llegamos a las 8’10. Saludamos hermanas y a los animadores que habían llegado ya. Uno de los objetivos de esta visita era el encuentro con los animadores de la Parroquia. Y, después de preparar el alojamiento, a las 10’30, inicié mi primera charla.

En el encuentro participaron también la hermana Victorina, Paulo César y Esteban. Fueron quince participantes, llegados de los caseríos (Inahuaya, Pampa Hermosa, Ipuano, San Salvador, Seturia, Garza Caño, Hermanos, etc.)

Uno de los temas del encuentro fue el Sínodo de la Amazonía, que se celebrará en el mes de octubre de 2019. Trabajamos intensamente las tres partes del instrumento de trabajo. Para los mismos animadores, resultó muy interesante y provechoso, aunque no era la primera vez que tratamos temas referentes a la ecología y al cuidado del medio ambiente. También sobre el papel que desempeña la Iglesia en este medio y el compromiso de todos los cristianos en este campo, se hicieron reflexiones muy interesantes.

Puedo recordar, sobretodo, el agradecimiento al papel que la Iglesia siempre ha desempeñado, acompañando a las comunidades y dando a conocer a Jesús y el Evangelio; también ellos desearían una presencia más frecuente de los religiosos en sus comunidades, la celebración de la Eucaristía más frecuentemente, la formación y el compromiso de los laicos en la evangelización. Agradecieron que la Iglesia haya ayudado a conservar la cultura de los pueblos que habitaban estas tierras, también a defender sus derechos sobre la tierra, tradiciones… Ahora hay que tener en cuenta que la población es mayoritariamente descendiente de diversas culturas y nacionalidades, y que los problemas tienen mucho que ver con la vida digna, el trabajo, la educación…

Durante el sábado, preparamos el Sacramento de la Confirmación, que celebramos al terminar el día. Fueron nueve jóvenes, preparados por el catequista y profesor Paulo César.

6

Pampa Hermosa y Contamana

Domingo 2 de Diciembre. A las 6’15 salimos de Orellana camino de Pampa Hermosa, a donde llegamos hacia las 7’30. Pampa Hermosa es la capital del distrito del mismo nombre; se extiende por parte del Ucayali y del río Cushabatay. Es un distrito pequeño, de apenas 1.500 electores y que comprende varios pueblos. Debió ser importante por algunos cultivos, ahora por la palma aceitera, el maíz, la yuca, y también por la madera. La Iglesia está dedicada a la Inmaculada (en el templo se conservan varias imágenes, una de ellas en apariencia antigua y de madera, muy hermosa). La Inmaculada es la patrona del pueblo y a ella se dedican grandes celebraciones.

El motivo de nuestra visita es la celebración de las Confirmaciones de unos jóvenes y adultos, preparados por el animador. Gracias a Esteban que vino con su guitarra desde Orellana y a la buena preparación de los jóvenes y en general de todos los asistentes, la celebración estuvo muy participada. Después de la Eucaristía todavía permanecimos un tiempo con un grupo de pobladores; y, a las 11, nos embarcamos rumbo a Contamana. Llegamos a las 12:15hs, y nos trasladamos inmediatamente a la misión, en donde nos encontramos con los hermanos José Luis y Antonio José. En el almuerzo, conocí a la hermana Liliana, religiosa de la Doctrina Cristiana, nueva en la comunidad de Contamana.

Después de comer, un poco de descanso y un poco de aseo. Tiempo para conversar y pasear, alguna visita a ciertos barrios (San Francisco) y prepararnos para la Eucaristía. Comenzamos a las 19’15. El grupo de confirmando era muy numerosos, sobre todo jóvenes, pero también adultos. Todo bien preparado y previsto, muy participado y festivo. El Espíritu les mueva siempre a salir hacia los más necesitados y a ser buena noticia para los que buscan, los alejados, los jóvenes. Que Él cuente con su apertura y disponibilidad para seguir el camino de Jesús.

Después de la celebración, cena rápida y a descansar. Falta nos hacía después de un día que comenzó muy temprano y que nos llevó a estos pueblos.

7

Lunes 3 de Diciembre, después de los Laudes y del desayuno, tuvimos un encuentro con el especialista de Cepros de la Ugel, para tratar asuntos eferentes a nuestros centros, sobre todo de Tierra Blanca, buscando adaptarnos mejor a las necesidades de los jóvenes. También me encontré con algunos jóvenes y con el Director del Cebe San Francisco de Asís. Acordamos un encuentro con los profesores, que tendría su tiempo durante la mañana del martes. Por la tarde, reunión con los hermanos (como en otras ocasiones para revisar la vida pastoral y algunas mejoras que convendría hacer para mejorar la vivienda y el Cebe) y todavía pudimos visitar los talleres, que estaban preparando la clausura del año.

Martes 4, después de una noche fresca, amaneció lloviendo. Así fue casi todo el día. Después del rezo de los Laudes y del desayuno, nos reunimos con algunas personas y con los niños y profesores del cebe. Fue un tiempo muy hermoso de compartir la alegría, la inocencia de los niños, algunas preocupaciones de los profesores, escuchar también alguna propuesta, etc. La lluvia no cesaba. Después del almuerzo, nos dirigimos a Orellana, para celebrar la Eucaristía y pasar la noche.

Miércoles 5, hacia las 5’30 de la mañana emprendimos de nuevo el viaje. Primera parada, Juancito. Fueron casi cinco horas de viaje, con tiempo fresco y lluvioso. En Juancito nos esperaba, con muchas atenciones, Ricardo. Aunque eran las 10 de la mañana, tomamos de los alimentos que nos había preparado. Y… de nuevo al río. Destino, Bretaña. Como teníamos suficiente tiempo, nos detuvimos en varios poblados que solo conocía de nombre y de paso por el río.

El primero de ellos, Oceanía. Es el último pueblo de la Parroquia de Tierra Blanca, situado en el río Puinahua. Nos encontramos con un pueblo pequeño y con pocos habitantes, pero bastante bien ordenado, limpio; en bastantes lugares, había arroz, maíz y maní soleándose. Vimos lugares y maquinaria para el tratamiento de los productos (piladoras de arroz, desgranadoras de maíz). Con la poca gente que conversamos (era las horas más álgidas de calor), se mostraron confiados y comunicativos.

El segundo en el que paramos lleva el nombre del fundador de Requena: Padre López. Llegamos a la plaza (el pueblo prácticamente está situado alrededor de ella y nos salió al paso un joven profesor (natural de Requena, como casi todos) que nos acompañó durante todo el tiempo que estuvimos allí y nos explicó la vida del pueblo y algunas costumbres de la gente. Más adelante nos encontramos con más personas (profesores y jóvenes), que estarían celebrando la clausura del año escolar. Antes de embarcarnos de nuevo, las autoridades nos pidieron hablar y nos manifestaron el deseo de visitarles con más tiempo y de poder celebrar el bautismo. Les animé a responsabilizar a alguien para la tarea de animador y que pudiera participar en los encuentros de Requena.

El tercer pueblo donde paramos fue Las Palmas. Era un pueblo grande y alargado (todavía lo es, aunque un poco menos), situado en la orilla del Puinahua. Pero el río lo ha ido “haciendo correr” y desplazarse. Recorrimos sus calles, buscando algún edificio que nos recordara el o los centros educativos. Encontramos a algún profesor conocido de Requena. Llegamos al Centro de Secundaria; se notaba que habían terminado el curso. Los restos de la fiesta eran fácilmente detectables. Las puertas abiertas de las clases y de un almacén, donde se acumulaba de todo. Vimos también construcciones idénticas en casi todas las casas. Debe ser algún proyecto de mejoras de las condiciones higiénicas.

Y continuamos viajando. El destino era Bretaña. Llegamos poco antes de las 4 de la tarde. Al llegar a la Parroquia, nos vimos rodeados de mucha gente. Venían a saludar y a invitarnos a la fiesta. Primero, la Eucaristía y la bendición de los alimentos que habían preparado los componentes de la hermandad; después el traslado de la Virgen a la Iglesia; a continuación, el baile alrededor de la humisha y el corte de la misma. Al caer, todos se esfuerzan en conseguir los regalos que estaban colgados en ella.

La mañana del día 6, jueves, la dedicamos a conversar y a preparar algunos expedientes de sacramentos y a conversar con algunas personas del pueblo; preparando y animando a algunos para participar en el encuentro que tendremos con los animadores de Requena y Jenaro.

8

Nos pusimos de nuevo en camino. Con la advertencia de no salir hasta que no parara la tormenta que durante toda la mañana estaba afectando a la parte del Ucayali, y que ya barruntamos en Bretaña. El viaje, aunque con un poco de lluvia, fue bueno. Quien tenía que sufrir los azotes del agua era Romel. Pero llegamos bien, cuando ya había pasado la lluvia en Flor de Punga. El río de nuevo se había hecho sentir y había arañado unos cuantos metros de tierra.

Florencio nos recibió, como siempre, con muchos detalles y compartiendo algunos dones que tenía. Nos acomodamos y lavamos. Fui a visitar a las hermanas Blanca y Celia. El don siempre de la fraternidad que Dios nos hace experimentar en todos los lugares que visitamos. Así nos pasó la tarde, con encuentros con muchas personas, paseando por el pueblo.

El día 7 fue el día de la celebración de la Confirmación de cuatro adultos. Víspera de la Inmaculada, patrona de la Parroquia. Bien preparado todo por parte de las hermanas y de un grupo de adultos que ayudan en la liturgia y los cantos. Al finalizar, los confirmados nos invitaron a un almuerzo en una parte de la Misión.

Nuestro agradecimiento a todos. Les deseamos una buena velada de cantos a la Virgen; donde pudieran realizarla, según el tiempo. No pudimos estar mucho tiempo, pues debíamos estar en Requena antes de las 3 de la tarde. Otras tareas nos esperaban: la Eucaristía con las alumnas y profesores de María Inmaculada, que celebran a su Patrona y que organizaron una velada en el patio de Emaús. Y otra celebración antes de acabar el día.