Revista nº 41

 

Tercer cuatrimestre 2018
REVISTA “HESED-PERÚ” es un Órgano de comunicación de la ONGD “HESED PERÚ” para sus socios y suscriptores

ÍNDICE

1.- EDITORIAL

2.- PROYECTOS:

-- Proyecto Comedores escolares. Jenaro Herrera y Orellana
-- Obras en el colegio PALP
-- Becas universitarias
-- Obras en el colegio santa Catalina en Requena
-- Proyecto viviendas dignas en Contamana
-- Talleres luz y esperanza en Contamana

3. SENSIBILIZACIÓN

-- 13ª Asamblea General Ordinaria de Hesed Perú
-- Campaña solidaria en Tuéjar y Chelva
-- Pincho Solidario en Cáceres
-- Jornada Deportiva Solidaria pro Hesed Perú en el Colegio San Francisco de Asís en Cocentaina.
-- Charlas de sensibilización en el colegio San Antonio de Padua de Carcaixent.
-- “Perú Horchata”

3. CRONICAS DEL VICARIATO.
-- Microbús para el CEBE Manos Unidas de Requena
-- Profesión perpétua de Sor Celia Gargate Norabuena
-- Visita y atención médica en Requena
-- Estancia de Luis de Orte en Requena

4. LA FAMILIA EN NUESTRO TIEMPO.
-- Amoris Laetitia, Núm 61-64. Jesús recupera y lleva a su plenitud el proyecto divino
-- ¿Qué es lo más importante para tí? La gran mayoría responderán: “La Familia”
-- Situación familiar en Requena (Perú). James William Gaviria Ríos. Rocío Antonia Isuiza Soria
-- Desde mi experiencia persnal. Delio Martín Angulo Rodríguez

5. LA FAMILIA DE NUESTRO TIEMPO
-- Reflexiones sobe Amoris Laeticia. Dr. Luis de Orte.
-- La familia hogar que acoge a los jóvenes y anuncia lo que vive. Fr. Severino Calderón, ofm

6. NOTICIAS
-- Desolador tráfico de fauna en Perú.
-- Loreto: Entregan títulos de propiedad a tres comunidades indígenas en Amazonas
-- Águila blanca y negra registrada por primera vez en reserva de Loreto
-- Requena en pie de lucha
-- Loreto: destruyen laboratorio de procesamiento de cocaína en Requena
-- Hucha solidaria de la peluquería Tesa de "La Pobla Llarga"
-- Comunión solidaria

9- PARA REFLEXIONAR.

Por un abrazo tuyo. Fátima Castelló Barea.

EQUIPO DE REDACCIÓN 01

Juan Carlos Moya
Teresa Oliver
Rita Arándiga Pérez
Fátima Castelló
Isabel Mª Hernando

ADMINISTRACIÓN

María Oliver

COLABORADORES

Juan Oliver
Fernando Hueso
Miguel Sempere
Antonio Soriano
José Luis Coll
Ramón Cobo

IMPRIME

Set i set gràfiques
Avda. L'Estació, 57
46670 La Pobla Llarga
96 297 02 01

DIRECCIÓN

c/ Mariano Benlliure, 4-1º
Apartado de Correos: 203
46740 CARCAIXENT (Valencia)
web: www.hesedperu.org
e-mail.: info en hesedperu punto org
Teléfono: 692 331 440

HESED PERÚ no se hace responsable de las opiniones emitidas en los articulos firmados.

Editorial

Hace unas semanas asistíamos a la angustiosa situación en la que se encontraban centenares de personas a bordo de un barco llamado Aquarius. La angustia venía por la cerrazón de diversos países a acogerles en sus puertos. Finalmente, España fue quien ofreció ese puerto y estas personas han podido tomar tierra en un país que, seguramente, no era el que pensaban cuando decidieron poner rumbo a Europa. Francia y Alemania son países que les resultan mucho más atractivos por su mejor situación económica.

Sea como tenga que ser, el caso es que de cuando en cuando se suceden algunas situaciones o imágenes, como fue en su momento el caso de Aylan, el niño sirio encontrado ahogado en la costa de Turquía, que remueven la conciencia de la opinión pública, de por sí bastante dormida ante los temas sociales que nos tocan de lejos. Estos hechos parece que son como gotas que colman el vaso: la gente manifiesta su hartazgo, se llegan a suceder algunas protestas y se llega a atisbar una pizca de esperanza para estas personas. Pero para que se obtenga una solución sostenible debe haber voluntad política clara por parte de los dirigentes de muchos países. Consecuencia: la memoria es corta, los medios de comunicación pasan a otros temas, y los miles o millones de personas afectadas siguen en su misma situación. Parece que el político ruso tiene razón: “un muerto es una tragedia, un millón es un dato”.

El caso es que mientras se buscaba ese puerto seguro, centenares de personas provenientes de países subsaharianos seguían llegando a las costas de Europa. Este fenómeno se viene dando desde hace años. Unos llegan, otros lo intentan y mueren. La realidad, por dura que sea, pasa por considerar el Mar Mediterráneo como una gran tumba donde descansan miles de personas, jóvenes todas ellas, algunos niños, que sufrieron en sus países de origen una situación de desesperación por falta de trabajo y oportunidades y salieron de sus casas en busca de un futuro mejor.

Y ahí es donde está la clave de toda esta situación: la apuesta por un continente que se viene desangrando por mil heridas desde hace siglos. Y ahí sigue, resistiendo, sufriendo, clamando y arriesgando la vida de tantas personas.

No hay una solución fácil a este problema grave y global. Con la actitud de tantos países, no únicamente los de ámbito europeo, parece que se prefiere soportar esa vergüenza de ver morir a miles de personas en el Mediterráneo a arriesgar un poco de nuestro estado de bienestar. A veces decimos que somos muy solidarios. De hecho, muchas empresas así se venden ante el público. Pero la solidaridad global, la que envuelve otras muchas actitudes, no es tan evidente. Ser solidario es estar dispuesto a perder algo a cambio de que alguien se beneficie. Podemos dar de nuestros recursos, de nuestro tiempo, de nuestras cualidades… Dar a cambio de nada. Mejor, dar a cambio de la felicidad de mucha gente.

Las políticas parece que no van a ir por ahí ni a corto, ni a medio, ni a largo plazo. ¿Es una utopía pensar que aquellos países de África que en estos momentos están sumergidos en una crisis institucional y social pueden remontar? ¿Estos países serán capaces de autogenerar recursos que lleven a sus generaciones jóvenes a permanecer en sus ciudades de origen? ¿Se podrá cortar de una vez por todas el flujo de personas que se ven abocadas salir en busca de un futuro que acaba siendo infinitamente más duro de lo que ellos pensaban a priori? Toda utopía está para trabajarla.
Una vez más, el ansia de poder y de tener es lo que mata el corazón de esta humanidad: acumular al precio que sea. Ya lo decía Jesucristo en el evangelio aludiendo a aquel rico que acumuló en sus graneros grandes cosechas para darse la buena vida: “Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto?” (Lc 12,20).

Proyectos

Aprovechando la visita de Fr. Juan Carlos Moya ha realizado a los frailes del Vicariato Apostólico de Requena durante el mes de julio y parte de agosto, ofrecemos ahora una actualización de la situación de los proyectos de Hesed-Perú.

Comedores escolares

Proyecto Comedores escolares

Comenzamos por Jenaro Herrera, donde se está apoyando a un comedor para niños. Se ofrece cada día escolar una comida a unos 160 niños con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años. Las hermanas reciben cada día la comida que previamente han comprado, la elaboran dos señoras cada día, formando el equipo de cocineras un total de tres señoras: Dª Isabel Ñapi, Dª Trinidad Portocarrero y Dª Candelaria Arirama El comedor funciona los días que hay colegio, por eso, cuando no lo hay esos niños dependen de sus padres en materia de alimentación. La pobreza en que viven muchos de estos últimos no les permite poder alimentar convenientemente a sus niños. La ayuda a este comedor de Hesed-Perú y otras organizaciones permite que estos niños puedan recibir un buen. Hay que tener en cuenta que los niños van con sus padres a trabajar a sus chacras o huertas cuando no tienen colegio, por lo que esos días la comida escasea más y el desgaste es mucho mayor.

La comida es variada: unos días toman pescado, otros días es carne lo que comen, siempre con una base muy abundante de arroz y frijoles o judías. También reciben un postre diferente cada día. Las tres señoras se van turnando, de modo que cada día hay dos preparando la comida. A estas señoras y a las hermanas las asisten las mismas madres de los niños que, en turnos, van al comedor de la parroquia para ayudar en el servicio y también friegan los platos y cubiertos. Vemos que el dinero que aporta Hesed-Perú está muy bien aprovechado por las hermanas Franciscanas del Rebaño de María para bien de estos niños. Siempre nos queda la duda de si habrá más niños con estos problemas, y nuevamente constatamos que hay personas en este mundo que pasan hambre a pesar de que el planeta genera recursos para todos.

Comedores escolares

Un comedor de características muy similares es el que Hesed-Perú también apoya en la localidad de Orellana, donde la hermana Victorina Galdeano, Franciscana de la Natividad y misionera con más de 40 años de presencia en este lugar, es la contraparte y responsable del mismo. Allí son 16 los niños los que atienden a diario, con un sistema de funcionamiento parecido al del Jenaro Herrera. También organizan varios encuentros durante el año, unos tres, en los que reúnen a los más ancianos y les proporcionan una serie de víveres para aliviar un poco sus necesidades.

Obras en el colegio PALP

En Requena, además de los comedores escolares, también hemos podido comprobar las últimas obras realizadas en el Colegio Padre Agustín López Pardo (PALP). Se ha acondicionado una parte importante en la que se ha sustituido un piso de madera en mal estado, con el peligro para los alumnos de una posible rotura y los inconvenientes de los insectos. La intervención se ha realizado en la parte de un pabellón lateral del PALP. Con esta obra se consolida el colegio y se garantiza la viabilidad de varias aulas.

Además, Fr. Juan Oliver sigue viendo necesidades en el colegio, por lo que está pensando nuevas intervenciones. Hemos de tener en cuenta que es el edifico más antiguo de la ciudad de Requena, sometido constantemente a unas condiciones atmosféricas muy adversas como son la humedad y la lluvia abundante.

Becas universitarias

Asimismo, siguen adelante los proyectos de becas para universitarios en la ciudad de Iquitos. Se les cubre la estancia y la comida, y parte del material que precisan para sus estudios. El aprovechamiento de los estudiantes es bueno y confiamos en que puedan obtener buenos resultados, aquellos que les permitan abrirse un futuro profesional.  Este proyecto, además de ser supervisado por Fr. Juan Oliver, también es acompañado en Iquitos por una persona de su confianza que es la que controla el dinero que reciben estos estudiantes.

Patio cubierto en Santa Catalina

Obras en el colegio santa Catalina

Hesed-Perú también ha invertido en el colegio de inicial Santa Catalina con los siguientes proyectos: aula para bebés y volado del patio.  Con el arreglo de una parte del colegio se ha podido ofrecer a las familias la posibilidad de dejar a sus hijos más pequeños, prácticamente desde que nacen, lo que les permite atender sus trabajos. Por otro lado, el patio requería de una intervención como la que se ha llevado a cabo: una estructura que cubriese el patio de modo que los niños puedan disfrutar de su tiempo de descanso jugando, independientemente de que llueva o no. El hecho de que esté abierto por los laterales garantiza la ventilación suficiente del patio para los días de calor fuerte. En estos proyectos ha colaborado de manera importante un matrimonio de Cáceres, Fernando y Mercedes, que ofrecieron a Hesed-Perú todo el dinero que recogieron de la comunión de sus hijos. Nuestro reconocimiento nuevamente a esta familia generosa.

Hnos José Luis Coll y Juan Carlos Moya ante el barrio Faustino Zapico

Proyecto viviendas dignas

Finalmente, damos cuenta de los proyectos que se están desarrollando en Contamana. En primer lugar nos referimos a las viviendas dignas que se han concluido en el mes de agosto. De momento son tres las construidas y los beneficiarios son familias que vivían en unas condiciones infrahumanas. Sus casas estaban compuestas por unos plásticos que difícilmente podían proteger de la lluvia, y con una falta total de intimidad. Las personas beneficiadas son de las más necesitadas de Contamana. Si bien es cierto que la misión recibe infinidad de peticiones para una vivienda digna, tanto Fr. José Luis Coll como otros colaboradores de la misión valoran aquellas familias con mayor necesidad y solo entonces se deciden a emprender la obra.

Delante de una de las viviendas

La construcción de las casas es en madera. Para ello, Fr. José Luis Coll cuenta con un equipo de carpinteros profesionales. En unos diez días tienen preparada una casa. Todas ellas cuentan con un salón y tres habitaciones, una para los padres, otra para las niñas y otra para los niños, pues estas familias suelen tener varios hijos.  A ellas se les hace un acto de entrega de un documento que acredita la donación de esta casa y se les prohíbe venderla, con el fin de asegurarnos de que en el futuro esa familia va a vivir permanentemente ahí.

El Hno José Luis Coll ante el barrio Hno Faustino Zapico

El agradecimiento de estas familias es absoluto. En la entrevista con ellas manifestaban su gran alegría al poder disponer de una casa en la que organizar sus enseres, tener intimidad  entre ellos y de cara a la calle, y gozar de mayor seguridad. La Ongd les construye la casa, pero la construcción de la cocina y el baño corre por cuenta de ellos. Normalmente reutilizan los materiales con que contaban anteriormente para construir estas otras dependencias.

Talleres luz y esperanza

Junto a las viviendas dignas, también damos cuenta de los “talleres luz y esperanza”. Hesed-Perú viene subvencionando durante los últimos siete años dos talleres: uno de costura, otro de cocina y otro de manualidades. En ellos vienen participando un total de 35 personas, señoras en su mayoría con recursos limitados, a las que se las capacita para poder elaborar prendas, objetos de regalo o comidas que poder vender posteriormente para generarse algunas entradas económicas. 

Taller de cocina

Los talleres son coordinados por Dª Manuela Saavedra. Ella junto con D Dª Elisa Chávez dirigen el taller de cocina. Dª Zoilita Pérez se encarga de coordinar el taller de costura y Dª Celina Saldaña hace lo propio con el taller de manualidades. El taller dura todo un curso, y tienen una sesión a la semana. En esta sesión, a la vez que aprenden nuevas técnicas, van elaborando una serie de productos que ya utilizan para la venta, de modo que el inicio del taller y la obtención de entradas es todo uno. El aprovechamiento de las alumnas, a decir de las coordinadoras y del mismo Fr. José Luis Coll, es muy bueno. De hecho, algunas de estas señoras que ya hicieron los talleres han creado su propio negocio.

Personas de talleres de luz y esperanza durante la visita del Hno Juan Carlos Moya

Además de los recursos económicos que les puede generar para vivir con mayor dignidad, también hemos de tener en cuenta el impacto en la autoestima de todas ellas al verse útiles para realizar un trabajo. Junto a los talleres, también hay sesiones de formación en valores. No únicamente se cuida la capacitación profesional sino el trato consigo mismas, con sus familias y con los clientes.

Finalmente, damos gracias a Dios, a los socios y padrinos de Hesed-Perú y a los hermanos franciscanos de la selva por poder ofrecer a los más necesitados de la selva peruana un poco de recursos materiales, humanos y espirituales que les permite vivir con mayor calidad de vida. La colaboración de todos hace posible que un grupo importante de personas pueda vivir con mayor alegría y dignidad su vida. Deseamos que la generosidad siga cundiendo entre todos, que esta generosidad y solidaridad se siga haciendo expansiva a sus familiares y amigos, y podamos seguir creciendo en compartir el bien.