La familia en nuestro tiempo

Reflexiones requeninas sobre Amoris Laetitia

De nuevo la revista me solicita un artículo y de nuevo en una situación personal apurada, que me exige un esfuerzo de salir de mis preocupaciones e interrogantes narcisistas y en semidiálogo con Él, para tener que mirar y reflexionar hacia fuera, hacia la familia y, en concreto a la familia cristiana. Y para más "inri" fuera de mi "espacio personal" de reflexión, pues no estoy en mi casa, sino en la amazonia peruana, al lado del hermano Juan. Alejado de referentes tales como apuntes, libros, etc. ¡Pequeñeces! No lo son tanto pues bien sea por el calor constante o por mi desorientación interior, estoy sometido a una sensación de bloqueo y enlentecimiento mental por lo que os tengo que solicitar indulgencia, si este escrito sale algo chapuza.

En una de mis primeras estancias en estas tierras, Juan me solicito que colaborase en unas charlas dadas a un grupo de matrimonios. No pude declinar la invitación (¡no era el ponente!), pero mis entonces 30 años de matrimonio no eran los adecuados para el acompañamiento que se me solicitaba. Lo mismo os digo con relación a la familia. La mía es una relación del montón, con dos hijas autónomas, fuera de casa (¡eso sí!), una casada por lo civil, la otra soltera y ambas alejadas de la Iglesia; a la que sin embargo, y por distintos motivos, mi mujer y yo nos hemos acercado lo suficiente para poder decir que estamos comprometidos en el camino eclesiológico. Pero no somos en absoluto "iglesia doméstica" (¡Con todo mi actual pesar!).

Desde estas referencias, que me parecían necesarias exponer, elucubro que la elección de mi persona se debe a las circunstancias de que el capítulo 7 del documento objeto tiene mucho que ver con mi profesión, que fue, laboralmente y que es, emocionalmente la de psiquiatra del niño y del adolescente. Pero, me tomare la licencia de reflexionar brevemente sobre el documento y hacer referencia a algunos puntos que me han "resonado" al leerlo.

La exhortación presente tiene mucho que ver con su antecesora, 35 años antes, de Juan Pablo II, Familiaris Consortio de 1981, ambas postsinodales, aunque solo lo refleje la última. En Amoris Laetitia, el Papa sigue en lo doctrinal a su antecesor, de ahí las continuas referencias a ella. Pero ¡qué diferencia de lenguaje!, y eso que están en similares etapas de sus papados.

Confieso que estoy encantado con nuestro actual papa, muy cercano al pueblo, que sabe transmitir las cosas humanas y eclesiales de un modo popular sin perder el rigor doctrinal. No le importa arriesgarse a que se le mal interprete, siempre que lo esencial llegue a la mayoría. Sus gestos contradicen los errores de interpretación, mas producto de la ignorancia o desinformación o más bien de la maledicencia y afán de noticiabilidad.

Y eso que en este documento no hay muchos giros lingüísticos de los que suele utilizar. Podemos sospechar que ya ha sufrido la influencia del cargo. Desearía que recuperase más aquel y eso que no soy bonaerense. Afortunadamente en el fondo sigue siendo tan pastoral, que cualquiera que sepa leer lo puede entender.

En un momento de su escrito, el "Superfran" me ha traído a la mente la frase de unas de mis profesoras de sistémica familiar (nada creyente, pero muy humana) que afirmaba que "incluso los niños producto de violaciones nacen del amor, al menos de un momento de amor”. Obviamente no se refiere a la violación, ni al violador. El Papa lo dice con otras palabras:

"El hijo reclama al nacer de (ese) amor... ya que él... es... un don". Esta profesora, con su gran intuición, aunque sin conocerlo, sabía que detrás del nacimiento de un niño estaba la donación amorosa de Dios.

Me llama la atención la frase "La Iglesia es un bien para la familia, la familia es un bien para la iglesia". Bien y necesidad. El propio documento deja claro que la Iglesia nació en la familia: primero en Nazaret, luego en las casas de los judíos expulsados de las sinagogas, luego en la de los paganos grecorromanos. En ellas todavía hoy se mantuvieron y mantienen ante las persecuciones. Necesidad también psicológica y espiritual, ya que salvo un número pequeño de nosotros, creyentes, nuestro aprendizaje básico procede de la familia, tanto el religioso como de otro tipo.

La psicología evolutiva y cognitiva nos transmite que los primeros esquemas mentales adquiridos a temprana edad (2-3 años) son sobre los que construimos la impronta de nuestra conciencia de ser. Y esto enlaza con lo que decía Ignacio de Loyola: "el amor se debe poner más en las obras que en las palabras”. Es claro que el niño no nace sabiendo hablar. Luego sus primeros esquemas son motrices y estos pasan a ser representaciones y luego símbolos, antes que el de las palabras, el verbal. Ello es una indicación a padres y abuelos que lean estas pobres letras, que no es necesario esperar a que hablen, para imitar actitudes de oración, de rodillas con las manos unidas, de recogimiento,. Ya entenderán su significado, ahora lo importante es que se den cuenta que es importante para vosotros.

La continuidad del amor es algo que es necesario, imprescindible para el crecimiento psicológico, afectivo y físico del infante. Y no me refiero solo a la alimentación orgánica. Si esa no se acompaña de la alimentación afectiva, es decir palabras, gestos corporales, expresiones faciales, toniquete de voz,...dadas por la persona cuidadora. Aunque al observador ignorante le parezca representación tonta e innecesaria, pero en realidad imprescindible para el bebe. La continuidad del amor entre los padres es la garantía de que ellos van a seguir amándoles, recibiendo esas "tonterías” que favorecen y consolidad el apego primario, ese sentimiento de seguridad primario de que son seres dignos de ser queridos y apreciados, fundamentales para cualquier individuo. Cuando este momento vital pasa sin consolidarse, esta irremisiblemente perdido o dañado. Podrá haber un apego secundario, pero siempre teñido de ansiedad, inseguridad y miedo al abandono.

Encuentro una dificultad en la excesiva semejanza entre las palabras amor y amistad: "el amor conyugal es la «máxima amistad»"; "Es una unión que tiene todas las características de una buena amistad" Personalmente, vivencialmente, tengo y he tenido buenas amigas y creo que tiene poco que ver con lo que sentí y siento por mi mujer. Dejando de lado lo erótico sexual de la relación, lo que se comparte de ternura, intimidad, estabilidad, no tiene mucho que ver con la amistad, aunque en esta existan las dos primeras y no sea imprescindible o necesaria la tercera. En la amistad puede haber grados, en el matrimonio tiene, al menos, que tender a dar la totalidad y desear la perennidad.

Estoy de acuerdo en que es necesario un compromiso de toda la vida, sino, si es parcial, ante la dificultad es más fácil abandonar que luchar por la relación. Y hacerlo socialmente visible, "manifiesta su relevancia, nuestra su seriedad,. expresa la firme opción de per-tenecerse el uno al otro".

Tras 38 años de casado tengo que felicitar al "Super-francisco" por su perspicaz apreciación de los que hemos prolongado la vida de casados; y hemos podido observarla en otros (padres, amigos,.). Sus comentarios son perfectamente trasplantables a estas relaciones, (no necesariamente cristianas, por lo de la trascendencia): la "necesidad de elegir una y otra vez"; "el compañero en el camino de la vida con quien se puede enfrentar las dificultades y disfrutar de cosas lindas" (expresión típica bergoliana), "tener un proyecto común estable" y "en medio de un conflicto no resuelto" y con sentimientos confusos en el corazón, mantenerse vivos en la decisión de pertenecerse, de compartir y de permanecer.

No está de más repetir afirmaciones más arriba retratadas o claramente sugerida, por ello del apartado 170 subrayaría que "es importante que ese (todo, diría yo) niño se sienta esperado", contemplado, amado en definitiva.

No quiero extenderme, quizás sea material para otro artículo, pero aquí veo niños que no se sienten amados. Se esconden tras una sonrisa disfraz que si se arrasca sale el llanto. Muchos adultos, que aguantan maltratos, son porque les falta esa seguridad de ser amados y merecer ser amados. Así pasan de unas a otras parejas y llegan a la ancianidad sintiéndose solos. Hombres que solo pueden querer a sus parejas como "la madre de sus hijos".

"La relación entre hermanos se profundiza con el paso del tiempo,... entre hermanos se aprende la convivencia humana". Tengo en tratamiento a 4 hermanos que han tenido la desgracia de perder en menos de 2 años y de modo sucesivos a sus padres y abuelos paternos. Sin otros apoyos familiares, salvo el compañero de la mayor, la cual ha cumplido la mayoría de edad 6 meses después del fallecimiento del padre. Solo la unión entre ellos les permite salir adelante. Y eso que la última no es hermana carnal. Sino asumida. La llaman hermana sin distinción.

Luis de Orte

La familia, hogar que acoge a los jóvenes y anuncia lo que vive

Hno. Severino Calderón
La familia tiene una misión social, eclesial y educativa de primer orden. No solo se trata de acoger, cuidar integrar, acompañar, cuidar y educar a los hijos sino que - a pesar de los múltiples cambios y evolución. La familia es una verdadera comunidad de vida y misión con una gran importancia para el individuo y la sociedad. Y es que en la familia, la persona toda, tiene la oportunidad de vivir como protagonista en la construcción de la sociedad porque le toca gestionar aspectos tan singulares como el trabajo, la economía, la defensa de la dignidad de la persona, de los niños y de la mujer, el cuidado de las personas dependientes y mayores, la solidaridad, la acogida, la adopción, el compartir bienes y vivienda.

Desde el punto de vista eclesial la familia tiene una dimensión evangelizadora, de servicio a la vida y de compromiso social así como de presencia pastoral en la vida familiar que acompaña a lo largo de la toda la vida: como hijos, como hermanos, esposos, padres, abuelos, amigos...La familia acoge y anuncia en su seno la Palabra de Dios, cuida de la catequesis, se abre y educa en los valores trascendentales y crece como comunidad orante en dialogo con el Señor. Le corresponde orientar los procesos de crecimiento y dar sentido a la vida tanto de los hijos como de las nuevas generaciones que vienen. Como realidad viva que es necesario un cultivo y cuidado permanente para ir desarrollando las diversas etapas de desarrollo, respondiendo a un momento de cambio muy rápido y profundo, como nos recuerda el Concilio Vaticano II, y nos recuerdan las exhortaciones que nos ofrecen los últimos papas desde Juan XXIII al papa Francisco. La familia debe tener los suficientes recursos y capacidades para convertirse en sujeto activo de crecimiento en un constante discernimiento del momento actual.

El proyecto de Dios para el hombre y la mujer ha queda reflejado en diversos textos bíblicos que nos explican su vocación, de modo especial, el papa Francisco en la exhortación apostólica Amoris Laetitia (2016) contempla dos extraordinarios iconos de la familia: el primero, del Antiguo Testamento, es el icono que representa el salmo 128: "Tu esposa, como parra fecunda, en medio de tu casa; tus hijos, como brotes de olivo, alrededor de tu mesa"; en el salmo aparecen los hijos llenos de energía y vitalidad. Son la herencia que da el Señor. Su presencia es un signo de la plenitud de la familia, en la continuidad de la misma historia de salvación, de generación en generación. El segundo, del Nuevo Testamento, el icono de la familia. La alianza de amor y fidelidad de la cual vive la Sagrada Familia, ilumina el principio que da forma a cada familia. Sobre esta base, cada familia, a pesar de sus debilidades, puede llegar a ser una luz en la oscuridad del mundo.

El Papa nos recuerda la dinámica de limitación-crecimiento que con realismo acontece en la familia: "No existen familias perfectas y esto no nos tiene que desanimar. Por el contrario, el amor se aprende, el amor se vive,, el amor crece "trabajándolo" según las circunstancias de la vida por las que atraviesa cada familia concreta. El amor nace y se desarrolla siempre entre luces y sombras. El amor es posible en hombres y mujeres concretos que buscan no hacer de los conflictos la última palabra, sino una oportunidad. Oportunidad para pedir ayuda, oportunidad para preguntarse en que tenemos que mejorar, oportunidad para poder descubrir al Dios con nosotros que nunca nos abandona. Este es un gran legado que le podemos dejar a nuestros hijos, una muy buena enseñanza: nos equivocamos, sí; tenemos problemas, si; pero sabemos que eso no es lo definitivo. Sabemos que los errores, los problemas, los conflictos son una oportunidad para acercarnos a los demás, a Dios". (Discurso en la Fiesta de las familias y Vigilia de Oración, Filadelfia, 26 de septiembre 2015)

La Familia en relación con la Pastoral Juvenil

Una Pastoral Juvenil que no cuente con las familias corre el riesgo de ser inviable y carente de sentido. En nuestra espiritualidad franciscana podemos aportar el gran reto de vivir el Evangelio en la fraternidad de hermanos: familias, jóvenes, religiosos empujando hacia una pastoral del anuncio explicito del Evangelio como núcleo de nuestro carisma, a través de las múltiples formas de testimonio, entre las cuales indicamos: la solidaridad con los pobres, la apertura a la diversidad de las personas, la custodia y salvaguarda de la creación, la solidaridad y cercanía a emigrantes y refugiados, la ayuda a las familias que pasan necesidad de todo tipo, el compromiso con la promoción del bien común, la minoridad como estilo de vida, en camino. como peregrinos. en una Iglesia-fraternidad en salida.

Con estas propuestas creemos que es nuestra responsabilidad fomentar procesos que faciliten el rol principal de la pastoral familiar, y de la familia franciscana, como responsable de la educación de fe de nuestros hijos. También la pastoral juvenil debe preocuparse por las familias y sus necesidades para que vivan su fe en la vida cotidiana, porque se les facilita estructuras pastorales que los acojan y se sientan como su casa.

También es importante educar y acompañar a los jóvenes en su camino de formación de familia, orientación de parejas...,ofreciendo elementos básicos para la vida familiar como la madurez afectiva, la igualdad entre hombres y mujeres, la misión compartida con otros carismas y dones que regala el Espíritu a la Iglesia. Pero toda oferta pastoral con jóvenes supone ofrecer momentos de reflexión, oración, y compromiso, así como facilitar convivencias, ejercicios espi-rituales.de modo que la familia al completo pueda encontrarse con Dios para ofrecer lo que vivimos, y vivir lo que ofrecemos a nuestros hijos y amigos en que están en nuestro horizonte de misión.

Algunas actitudes pastorales que desarrolla la exhortación Amoris Laetitia propone estas actitudes: acoger, acompañar, animar, integrar, educar, iluminar, reintegrar. Tenemos aquí algunos verbos con mucho potencial a la hora de compartir en la familia y acompañar a los jóvenes en este proceso.

Se trata de que creemos puentes entre la pastoral juvenil y la familiar de modo que se ofrezcan estructuras e instrumentos de diálogo y colaboración eficaz entre todos los colectivos de la familia franciscana en concordancia con nuestro carisma, estilo y misión.

Testimonio

Estimados lectores paz y bien.

Es difícil comunicar determinadas experiencias, lo vamos aprendiendo con el paso de los años. Una graduación, el primer día de trabajo, aquellas vacaciones con amigos. Solemos contarlo a los más cercanos en especial, pero nos es difícil, ¿Cómo hacer que otros sientan o sean tocados por lo que hemos vivido? Es difícil.

Por este motivo no me atrevo a deciros que os quiero transmitir mi experiencia en la selva del Perú, en la iglesia que peregrina al amparo del Vicariato de Requena. Solo me atrevo a deciros que os quiero mostrar, señalar, como franciscano lo que más se ha quedado en mi retina, lo que más ha dejado huella en mi interior, lo que se ha hecho recuerdo del corazón.

Cuando uno se sienta, como ahora, a hacer memoria de lo vivido, descubre que no tiene otro testimonio mas importante que dar que mostraros a Cristo, en este caso, pasando por mi vida en mi experiencia en la iglesia hermana del Perú.

Si antes alguno se pregunta los datos más básicos de este compartir, os diré que me llamo Pedro, soy religioso franciscano (Ofm) de la provincia de la Inmaculada. He pasado cerca de 50 días en el vicariato de Requena, repartiendo este tiempo entre las ciudades de Contamana y Orellana, las dos, ubicadas en la preciosa selva amazonica y bañadas por el imponente rio Ucayali.

En Contamana, la provincia de la Inmaculada tenemos fraternidad, donde he compartido vida y tarea con el hermano Antonio. En Orellana no hay en la actualidad fraternidad franciscana y realicé la tarea pastoral ayudado de forma inestimable por una comunidad de religiosas.

Mis tareas principales han sido el cuidado pastoral del pueblo de Dios, desde las parroquias de Contamana y Orellana y la vida fraterna, todo bañado por ratos en los que uno deja colarse al Señor por la vida de oración.

Dentro de este cuidado pastoral lo más frecuente es hacer llegar el regalo de los sacramentos, principalmente el bautismo y la eucaristía. Junto a esto cabe destacar la visita a familias vinculadas a la parroquia o a la escuela de educación especial (CEBE San Francisco) que regentan los hermanos, con el fin de hacer de nuestra presencia de hermanos menores iglesia cercana, iglesia que pretende llevar a Cristo, hacer discípulos, y busca la cercanía con el que puede necesitar más de lo que podemos dar.

A partir de aquí no quiero perderme en nada anecdótico, ni en lo que puede ser la rutina habitual de los religiosos en la misión, si se puede usar aquí la palabra rutina.

Os quiero señalar dos vivencias personales.

La primera es la cercanía de la palabra de Dios en mí día a día. La fuerza de lo que se vive, la fe de las gentes, la realidad cultural que te circunda, la necesidad latente de sus gentes, tanto de lo material como de lo espiritual, te lleva a sentir la Palabra de Dios como soporte crucial para permanecer en la tarea encomendada.

"No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra salida de la boca de Dios" nos dice el Señor. Quizás esta frase nos viene poco a la memoria aunque nos la sepamos de sobra. Para mí ahora esta cita me viene más al corazón en forma de recuerdo, de experiencia real. Pidamos a Dios que su palabra sea nuestra fuerza.

La segunda ha sido la fuerza de la fe que he visto en unos pocos. Cuantos hermanos y hermanas viven sin conocer aun apenas nada de Cristo o conociéndolo no pueden celebrar su fe, profundizar en ella, hacerla más fuerte, mas comunitaria mas eclesial.

La "debilidad" de nuestra iglesia católica en fuerzas, sacerdotes y religiosos y lo enorme de la tarea de la evangelización dificulta la misión en el vicariato. Sin embargo os quiero señalar la fuerza de la fe de unos pocos hombres y mujeres laicos, religiosos y religiosas que se dan a Cristo a diario.

En esa entrega van dejando vida en personas, familias y sociedad. A diario se desgastan en forma de tiempo, testimonio, bienes materiales, trabajo silencioso o palabras de vida. Su fe y su evangeli-zación han sido ejemplo para mí y me han resultado admirables.

El Espíritu nos capacite para que seamos fuertes en llevar a Cristo y su buena noticia con firmeza y alegría allá donde haga falta,con la alegría de saber que no somos los únicos en esta iglesia Universal. La iglesia sigue llevando el Evangelio de Cristo, haciendo discípulos y en este rincón de la selva amazónica unos pocos hermanos menores lo hacen con fuerza.

El Señor os de su paz.

Fr. Pedro Botía

Noticias

Los loretanos celebraron carnaval del Achiote danzas tipicas en Yurimaguas

Es el evento más grande de la amazonia que transmite a la humanidad proteger la naturaleza. Busca destacar las propiedades de las semillas del Achiote, fruto de color ladrillo, que se usa para los aderezos de las comidas. y promover conservación del medio ambiente de la deforestación y la contaminación de los lagos y ríos.

Miles de turistas participaron durante el último fin de semana en el carnaval ecológico del Achiote en Yurimaguas (Loreto), actividad original de la Amazonia Peruana que se realizó en la explanada del barrio La Dolorosa.

El personaje principal es el Chulla Chaqui, el guardián del bosque, quien sale de las orillas del río Paranapura acompañado de los animales de la selva y su invitado especial, el Yacuruna.

Niños, jóvenes y adultos mayores se pintaron con las semillas del Achiote y bailaron.

Visita a España del Hno. José Luis Coll

Mi visita a España ha tenido como motivo la participación en el Capítulo Provincial de la Provincia de la Inmaculada, días de comunión fraterna y de conocimiento de la andadura de la provincia después de la unión de distintas provincias franciscanas, tuve la oportunidad de conversar con los hermanos de la misión franciscana en el Vicariato de Requena, donde la provincia está vinculada por los cinco hermanos que allí estamos, tuve la sensación de la aceptación y el valor que los hermanos reunidos en capítulo tienen a la misión, Dios que su fruto sea el que broten misioneros para el Vicariato y otras zonas de misión donde estamos presentes.

Junto a este motivo, es indudable que se aprovechó para estar con la familia y con los hermanos, también surgieron compromisos como fueron algunas charlas para presentar la misión franciscana en la selva del Perú y en concreto en el Vicariato de Requena. En Ontinyent, tuve una conferencia con la asistencia de mucha gente, luego en Santo Espíritu del Monte un encuentro con laicos, también en la Delegación de misiones de Valencia y en Albaida, y por último, en el colegio “la Concepción” de Ontiniente.

Un incendio afecta dos viviendas del barrio de Belén en Iquitos

Un incendio sorprendió a los vecinos del jirón Próspero en el barrio de Belén en la ciudad de Iquitod que afectó dos viviendas.

Durante horas, miembros del cuerpo de bomberos apenas puedieron controlar las llamas que amenazaban con expandirse, la falta de agua en esta parte de la ciudad hizoel trabajo más forzoso.

Se desconocen las causas que habrían generado el fuego, mientras tanto, los vecinos se mantienen en alerta ante la emergencia, pues las viviendas afectadas se encuentran muy cerca al populoso mercado iquiteño.

Sismo de 5.1 en Loreto

El movimiento, de magnitud 5.1 se registró el 10 marzo a 67 kilómetros del distrito de Contama-ná, en Loreto.

De acuerdo a información del Instituto Geofísico del Perú (IGP), hasta el momento no se han reportado daños personales ni materiales.

Estas son las 7 razones las que protestan de nuevo los pueblos indígenas

Exigen al Gobierno agua apta para el consumo humano, revisión del contrato con Pluspetrol, la remediación ambiental por los derrames de petróleo, entre otros.

“No podemos arriesgar la vida de nuestros hijos, seguimos tomando agua envenenada, merecemos justicia por las violaciones sistémicas de los derechos individuales y colectivos de los habitantes de la selva y de la naturaleza misma”, indica un oficio suscrito por los líderes nativos el 4 de enero de este año, luego de suspender toda reunión con el Ejecutivo.

Los pueblos indígenas de las cuencas del Marañón, Corriente, Pastaza, Chambira y Tigre en, están nuevamente en protesta por incumplimiento de siete puntos de un acta que suscribió el Estado Peruano con los líderes nativos a fines de diciembre de 2016.

El acta contempla estos siete pedidos:

1. El estudio independiente del Oleoducto Norperuano.
2. La implementación de una ley del monitoreo ambiental.
3. La remediación integral de los lotes 8 y 192.
4. La revisión de las obligaciones de la empresa Pluspetrol en el lote 8, cuyo contrato acaba en el 2024.
5. Un plan de vida indígena que los compense por 40 años de actividad petrolera.
6. La implementación de una Comisión de la Verdad.
7. Que no criminalicen su protesta y sobre todo que apliquen medidas urgentes para asegurar que el agua sea apta para el consumo humano, porque aseguraron que el agua de los ríos está envenenada por el derrame de petróleo.

Celebración de la Asamblea general de Hesed Perú

Un año más queremos invitarles a participar y colaborar en la próxima asamblea general que se celebrará el viernes 18 de Mayo a las 19:00 horas en el colegio San Antonio de Padua de Carcaixent. En ella daremos cuenta de la vida de Hesed Perú durante el año 2017, tanto de los proyectos como de las cuentas y el resto de áreas que la configuran. Alrededor de las 20:00 horas se realizará un concierto solidario en la Iglesia de los Fran-ciscanos.Tras el concierto nos trasladaremos al Magatzem de Ribera para participar de la cena solidaria.

Los precios se mantendrán como el año pasado: 5 euros para el concierto, y quien quiera asistir a la cena 15 euros.

Este acto como otros, son los que hacen que nuestra ongd siga adelante. Muchas gracias a todos ustedes por participar en estos actos de solidaridad y generosidad.

Para reflexionar

Hace ya unos cuantos números de la revista que cuando escribo este artículo para reflexionar me apoyo en mi experiencia, que es un argumento que nadie puede contradecir ni infravalorar porque lo has vivido en primera persona y tienes conocimiento de causa.

Muchas veces, algunos escritores, analistas sociales o psicólogos apuntan tesis, opiniones, teorías y demás desde sus despachos o desde otros países distintos al del que están hablando, al margen de la realidad.

En este caso, nos proponemos hablar de la familia, pero voy a hablar desde una perspectiva que muchos la padecen pero pocos la muestran porque sienten verguenza. Y es que la familia no se elige, se hereda, y ante esto no se puede hacer nada.

Muchos hemos nacido en una familia biparental, de madre y padre, en la que nos han intentado inculcar unos valores morales y éticos tradicionales, de respeto y tolerancia hacia los demás. Pero la realidad actual es distinta, complicada y compleja. En primer lugar, porque el sentido de familia se ha perdido, se ha reconstruido o reactualizado.

Ahora, cabe todo tipo de miembros y situaciones (separaciones, divorcios, nuevas uniones, nuevos hermanos, etc) que pueden enriquecer a un joven que haya tenido una niñez y una adolescencia de cariño y amor por parte de sus padres. Pero en el momento que uno de ellos, o los dos, se desentienden del chaval, los problemas psicológicos y personales aumentan con estas nuevas uniones y hermanos (propios o de otras uniones anteriores).

De ahí, surgen los problemas en la escuela, el instituto, el querer llamar la atención, el encerrarse en sí mismo o en no saber cómo relacionarse con los demás porque nunca les han hecho caso, por lo que los docentes que damos clases en centros con problemas de exclusión o barrios marginales, en vez de compartir conocimientos, hacemos de padres, madres, psicólogos, hermanos, colegas y también somos la única figura de autoridad que muchas veces van a tener, pero no una autoridad en la que los gritos y los palos manden, sino donde la comprensión y el saber escuchar es una fuente primordial para ellos.

El corazón se te encoge cuando te cuentan como algunos de sus padres los han maltratado, su madre era alcohólica durante el embarazo o están en centros de menores porque sus padres están en la cárcel. Y aún así, sienten fervor y admiración por alguno de sus progenitores porque lo único que quieren es un poco de amor, sentirse "normales" y pensar que en el fondo tienen unos padres que aunque no sean perfectos, los quieren.

Fátima Castelló Barea